General:

Inicio

Contacto

Quiénes somos



EL ARTE DE EXTENDER

Añadir más pelo al propio cabello es tan antiguo como la humanidad, pero desde las pelucas de los egipcios hasta los antiguos peluquines y bisoñés de los años cincuenta, ningún sistema había resultado tan eficaz como las extensiones para dar el pego. Las primeras extensiones que iban «cosidas» o trenzadas a la raíz del cabello, daban un buen resultado estético inicial, pero después creaban problemas debido a que el sistema usado para unirlas al pelo resultaba demasiado agresivo, además, había problemas para retirarlas.

El cambio definitivo llegó con las extensiones pegadas mediante queratina, es decir, la sustancia de la que está hecho el propio cabello. Aplicando algo de calor, la queratina se funde, como la cera, permitiendo la unión de un mechón de cabello a la raíz de pelo natural. Al enfriarse este queda pegado y dura así hasta su retirada, de cuatro a seis meses más tarde. Además, al estar hechas de pelo natural, las extensiones se pueden teñir, rizar y cortar a la medida.

DURACION

A partir del cuarto o quinto mes, el crecimiento natural del cabello hace que se vaya desplazando el punto de unión de queratina y resulta visible, por lo que ha llegado el momento de cambiarlas. Llegado este punto, todos los expertos nos avisan: «¡Resultan totalmente adictivas! Una vez que una mujer se ve con un pelo tan abundante, no quiere volver al estado anterior, por lo que la práctica mayoría se las retira y vuelve a colocar el mismo día». Eso sí, la pena es que las extensiones no son reciclables: hay que comenzar el proceso desde cero y pagar unas totalmente nuevas.

INSTRUCCIONES DE USO

Antes de poner las extensiones, hay que hacer un diagnóstico previo. Se escoge el color, la cantidad y la longitud, se encargan, y de veinticuatro a cuarenta y ocho horas más tarde, se pueden colocar. El proceso lleva entre dos y cinco horas, dependiendo tanto de la cantidad como de los otros tratamientos (corte, color, etcétera) que pueden hacerse. A las seis semanas se recomienda una visita de revisión a su Peluquería, pues suelen caerse algunas, pero se pueden reponer. Hecho este retoque, que no le costará mucho, las extensiones duran impecables de cuatro a seis meses.

Se recomienda un champú suave y neutro para el lavado, manteniendo la cabeza bien firme a fin de no enmarañar las raíces. Lo ideal es cepillar el cabello antes de lavarlo con ayuda de un cepillo neumático, comenzando siempre por las puntas y aplicar el acondicionador o la mascarilla sólo sobre las mechas largas y las puntas.

En cuanto al secado, es preferible evitar el alisado, ya que se ejerce una presión muy fuerte sobre el cabello y puede soltar las extensiones. Si de verdad se quiere un pelo que esté siempre lacio, mejor utilizar placas de cerámica. Si no, se procede de modo normal, manteniendo el secador a 15 centímetros de distancia del cabello. Lógicamente no hay que tirar de los puntos de fijación, y hay que tratar de peinar siempre con un cepillo neumático de púas ligeras o peines de púas muy anchas y que, además estén separadas.

Crear melenas al instante, pero también dar volumen o disimular una cabellera escasa son algunas de las utilidades de las extensiones

DETALLES PRÁCTICOS

COSTE
Se calcula en base al número de extensiones colocadas. LORENA Peluquería cobrará durante 2008 a tres euros por cada una.

CASOS DESACONSEJADOS
Personas de pelo muy corto, que impide ocultar el punto de unión o con realmente muy poca cantidad de cabello.

CUIDADOS ESPECIALES
Nada de excederse con el secador o la plancha, pues el calor deshace los puntos de unión de queratina. Lo mismo sucede con la mascarilla y el acondicionador, que no se deben aplicar directamente en ellos. Nada de lavarse la cabeza boca abajo, y mejor no mojarse mucho el pelo en el mar o en la piscina. ¡No le sienta nada bien a las extensiones!